‘Al menos no es navidad’, de Carles Alberola

Facebook Twitter YouTube Instagram
¿Qué clase de soledad incurable podemos llegar a sentir cuando nos hacemos mayores a pesar de tener el cariño y el respeto de nuestros hijos? Y, ¿qué pasa con la gente que verdaderamente vive abandonada por sus hijos? ¿Cómo se las arreglan para sobrevivir, de dónde sacan la fuerza y la ilusión necesarias para llegar del desayuno a la comida sin dejar de respirar?

¿Por qué deja de interesarnos la gente mayor? Por qué queremos apartarlos de nuestro lado una vez dejamos de necesitarlos? ¿Por qué buscamos razones profesionales o económicas para justificar las pocas horas que pasamos a su lado? Tal vez lo hacemos para olvidar que nosotros también nos haremos mayores.

Imágenes

(click para descargar)

Diseño gráfico: David Sueiro  |  Desarrollo: Axel Kacelnik