‘Debate’, de Toni Cantó

Facebook Twitter YouTube Instagram
Algo que se lleva afrontando fuera de este país con absoluta normalidad desde hace mucho, el debate electoral televisado, sigue siendo en España una figura que no se trata con la importancia que requiere.

No se celebran siempre, y cuando esto ocurre, se hace a regañadientes y dotándolo de un formato tan rígido que nunca llega a cumplir su función:

Exponer de forma transparente las fortalezas, e indirectamente las carencias, de los programas de cada candidato.

El debate electoral sigue siendo en este país “cosa de dos”. Y en España ningún presidente ha logrado ganar unas elecciones; siempre las perdió el anterior. En este sistema bipartidista de facto, ambos partidos negocian si debatir o no, quién puede hacerlo, qué temas deberían dejarse a un lado y en cuáles poner el acento…

En definitiva: es la metáfora perfecta de las anomalías de nuestra democracia, de la alternancia en el poder de partidos distintos que se turnan gobiernos para aplicar soluciones consustancialmente iguales y de la relación del poder con la justicia y con los medios de comunicación.

En DEBATE, los número 2 de cada partido –el partido Rojo y el partido Azul- negocian los dos debates que serán televisados en prime time.

En estas negociaciones tendrá una participación muy activa una de las periodistas que pululan normalmente por los pasillos del Congreso.

DEBATE constituye la realización de la promesa que el actor y director Toni Cantó se hizo tras firmar su acta de diputado: regresar al teatro, su profesión, el día que tuviera que abandonar su escaño. Y lo hace en una perfecta transición entre ambas actividades –la artística y la política-,  compartiendo con el público la privilegiada mirilla desde la que él como ciudadano de a pie ha descubierto las entrañas del juego político y para cuya escritura se ha documentado entrevistando a periodistas, políticos y realizadores de televisión que formaron parte de los debates más importantes de la historia de nuestra democracia.

El resultado que se proyecta en escena es una ácida, cómica y descarnada visión de cómo se gobierna realmente este país. Emulando una película del gran Woody Allen, DEBATE podría también haberse titulado: Todo lo que usted quiso saber sobre la política pero nunca le dejaron preguntar.

Imágenes

(click para descargar)

Prensa

Política canalla, periodismo sospechoso

Javier Villán, El Mundo, 07/06/16

Se le nota que es actor (Toni Cantó) y que conoce el ritmo del diálogo, las pausas, la réplicas, los silencios. Y cómo manejan los dos antagonistas el tempo; la eficacia, la amenaza de sus respectivas posiciones de poder, la estrategia cambiante para fijar los terrenos de ese debate imposible. Estupenda la interpretación -Pepe Ocio, Philip Rogers y Marta Flich- dentro de un verismo que alcanza saludables cotas de hiperrealismo.

(leer más)

Diseño gráfico: David Sueiro  |  Desarrollo: Axel Kacelnik