‘Don Juan, El burlador de Sevilla’, versión de Emilio Hernández

Facebook Twitter YouTube Instagram
Nápoles-Sevilla, el eje del placer, un viaje por la monarquía caduca y correcta que da nacimiento y sostén al mito de Don Juan.

Aires de Flamenco y mazurca napolitana, de Mozart y música urbana envuelven un espacio de arena, de fango, donde el lujo de una corte se reboza entre el sexo y el juego con la muerte.

Don Juan, el canalla español que Tirso lanzara al mundo frente al manchego idealista que creara Cervantes. Las dos eternas Españas.

La mujer víctima de la impunidad de un mundo de hombres donde el poder es masculino, y la ley, la norma y la fuerza lo protegen para no perder ese privilegio.

La muerte no le llega a Don Juan de la Justicia, sino de su propio juego, como a un torero, en un mundo ocioso donde el riesgo es orgasmo.

La gran comedia española donde la sensualidad, la música, el color, el humo y el amor ofrecen al espectador el goce del juego del actor como el mayor espectáculo del mundo.

Emilio Hernández

Imágenes

(click para descargar)

Diseño gráfico: David Sueiro  |  Desarrollo: Axel Kacelnik