‘El guía del Hermitage’, de Herbert Morote

Facebook Twitter YouTube Instagram
Pavel sueña. Igor a su modo también. Sonia no lo puede evitar.

La guerra los asedia cruelmente. En medio de ella hay seres humanos dispuestos a rescatar desde los sueños lo que la realidad les quita. Recurren al arte no sólo como escape sino como una forma de resistencia y reafirmación de valores ante la opresión y la violencia. En definitiva es el destino humano donde realidad, ilusión y fantasía llegan a ser sinónimos. Los protagonistas encerrados en el museo más grande del mundo convierten la presión de la realidad en un acto creador.

La tarea del arte, cualquiera que sea su forma de hacerse evidente, consiste en oponer la esencia de lo humano a las exigencias de las ideologías. Los personajes resumen la totalidad de ese viaje, porque van de la vida al arte y del arte a la vida.

Tres actores habitando un conflicto para rescatar el arte del actor de la trascendencia de lo literario y poder vivirlo de otra manera. Teatro es lo que ocurre.

Un guía de Museo, un Guardián de Museo y una restauradora de Cuadros no tienen referentes en la dramaturgia contemporánea. Son tres buenos pretextos para encontrar un conflicto que los haga parecer endebles a los embates de la existencia mientras se va afirmando la esencia de Nieztsche: lo que no los mata los hace más fuertes.

Jorge Eines

Imágenes

(click para descargar)

Diseño gráfico: David Sueiro  |  Desarrollo: Axel Kacelnik