‘La dama duende’, de Calderón de la Barca

Facebook Twitter YouTube Instagram
El mayor atractivo de la dama duende es su gran sentido teatral, la belleza de sus versos y la síntesis de todas las comedias del Siglo de Oro que en ella se encierra. Se rescata la modernidad del texto, sus grandes temas centrales, como son la búsqueda del amor, la dignidad y las dificultades de la juventud para encontrar sentido a la vida, que tanto en aquella época como en ésta son elementos fundamentales.

Este montaje es una apuesta por actualización del hecho teatral. El arte, por encima de cualquier otra consideración, es el intento ilusionado y febril de una mezcla de ingredientes. No se trata de reconstruir un cuadro del pasado, sino de elaborar un presente vivo y palpitante a partir de elementos guardados en nuestra memoria artística. Esa mezcla procurará dar un enfoque nuevo a realidades de otros tiempos.

Los personajes que encarnan recuperan sobre las tablas el sentido auténtico y orgánico de la vida real, que no parezcan seres de museos sino vecinos nuestros, con sus emociones, sus perplejidades, su misterio, su espíritu vivo sobre el escenario.

Al espectador se le hace una triple oferta, se le invita a conocer una historia de nuestro riquísimo patrimonio cultural, a disfrutar de la belleza artística, la armonía, el misterio y la delicadeza de la obra, y a divertirse con una comedia alegre y simpática, lo mismo que si fuera a ver una película de Spilberg.

Imágenes

(click para descargar)

Diseño gráfico: David Sueiro  |  Desarrollo: Axel Kacelnik