‘La marquesa de O’, de Heinrich von Kleist

Facebook Twitter YouTube Instagram
La Marquesa de O. Un clásico alemán del siglo XIX. Un romántico.

Lleva mucho tiempo conmigo.

Me sorprendió con qué ironía viaja por la historia de un escándalo que él mismo pudo vivir, el de esa Marquesa en estado de buena esperanza sin que ella pueda explicarse cómo, el de ese Conde que exige con desespero ser perdonado.

Me interesó la falta de pudor y el humor con el que Von Kleist bucea en la tormenta de emociones de una familia, de un padre y una madre ahogados por las rígidas convenciones del racionalismo del dieciocho. Con qué lucidez nos habla de deseos que sobrepasan la lógica de la razón, de corazones que se rompen para volver a nacer desde la decisión y el pensamiento.

Qué precio hay que pagar por un momento de felicidad?

Cómo se repara un terrible error?

Qué pasa con la acción inconsciente del alma humana?

Cómo sobrevivir a una insatisfacción?

Rohmer, fascinado por el cuento, filmó con él una de sus mejores películas.

Ahora Emilio Hernández ha escrito la versión para la escena.

Von Kleist creía en el destino. Yo también.

Se cruzó en un tiempo con Bellini.

Los dos dejaron de vivir a los 34 años. Ahora se fusionan su texto y su música en un escenario.

En 1811 escribió una nota antes de pegarse un tiro en el pecho: "La verdad es que no había remedio para mí en la tierra"

Sonreiría si supiera que ahora tiene muchos amigos en su página de Facebook.

Magüi Mira

 

Imágenes

(click para descargar)

Diseño gráfico: David Sueiro  |  Desarrollo: Axel Kacelnik