Las guerras de nuestros antepasados

Facebook Twitter YouTube Instagram

Un grito contra la violencia de las guerras es la línea maestra de la novela de Miguel Delibes Las guerras de nuestros antepasados, publicada en 1975. Desde el nombre del protagonista, “Pacífico”, hasta el final terrible de la obra, el autor vallisoletano defendió a lo largo de sus páginas la paz frente a la guerra y la no violencia como camino de vida.

Como adaptador he querido destacar el carácter complejo de Pacífico Pérez, su sumisión a los poderosos, su resignación casi franciscana ante un destino grabado en su memoria desde la cuna con las historias de las guerras que le contaban el Abue, el Bisa y Padre.. He respetado el esquema original de la novela de las siete entrevistas mantenidas por Pacífico con el psiquiatra de la prisión. En ellas se expresa con plena libertad y con el mejor lenguaje rural castellano, que con tanto acierto le concedió su autor original.

Debo reconocer en estas líneas, ante todo, la gratísima colaboración recibida por parte del actor Carmelo Gómez (natural de un pueblo de León), que con tanto entusiasmo como conocimiento ha trabajado conmigo para “pulir” la última versión del texto que ahora presentamos. Y, por supuesto, agradecer a Jesús Cimarro su apasionada y comprometida participación en este proyecto desde el minuto uno.

Eduardo Galán

Imágenes

(click para descargar)

Vídeo

Prensa

Inmenso Carmelo Gómez en 'La guerra de nuestros antepasados'

Pablo A. Marín Estrada, El Comercio

"Carmelo Gómez hace un papelón superlativo con su Pacífico, modulando con magnífica contención al hombre de campo, apocado y apacible como su nombre, que va quebrándose al evocar los recuerdos que más le hieren. (...) Un auténtico prodigio que conecta directamente con el público a través de sus matices: del humor a la emoción."

(leer más)

Pacífico Pérez, perfecto

Saúl Fernández, La Nueva España

"En «La guerra de nuestros antepasados» todo es extraordinario. El trabajo interpretativo de Carmelo Gómez –verdaderamente estratosférico–, y el de Miguel Hermoso. Y el de Claudio Tolcachir, el director de una fiesta trágica sostenida sobre un texto –de Miguel Delibes– verdaderamente acongojante".

(leer más)

Diseño gráfico: David Sueiro  |  Desarrollo: Axel Kacelnik