Mi querida señorita

Facebook Twitter YouTube Instagram
Sinopsis

Adela Castro, soltera, sin familia, de unos 40 años y con una posición acomodada, vive con su asistenta Isabel en una ciudad de provincias. Sale poco (casi siempre al banco para ver a Santiago que administra con acierto sus ahorros), y tiene un secreto que nadie conoce: tiene necesidad de afeitarse de vez en cuando. Su realidad es la soledad y también la compañía de su criada.

Adela siente hace tiempo que le sucede algo extraño, algo que no controla. Por un lado se siente bien con la compañía de Isabel, su asistenta, aunque discuten por cosas nimias con enorme frecuencia. Y por otro, nunca ha tenido interés por ningún hombre.
Este desasosiego vital, esta intranquilidad, aunque no se encuentra mal de salud, le lleva a consultar con un médico fuera de su ciudad.
Al mismo tiempo sus discusiones con Isabel llegan a un punto en que ésta decide dejar la casa. Y, también por esos días, Santiago, viudo y, como hemos dicho, su hombre de confianza para sus asuntos económicos, le propone matrimonio.

Todos estos acontecimientos alteran a Adela más que nunca en su vida. Sigue acudiendo con regularidad a su médico, que ya le ha solicitado una serie de análisis y pruebas, y que un día le diagnostica algo absolutamente inesperado. Como ya le había avanzado, su caso no era nada habitual: no es una mujer, es un hombre. Es un hombre que ha nacido en cuerpo de mujer. Adela queda estupefacta. Pero, poco a poco, entiende su problema y su realidad con la ayuda constante del médico. Y, tras un complicado proceso, acaba convirtiéndose en lo que siempre fue: Un hombre.

Adela deja de ser Adela y pasa a llamarse Juan. Deja su ciudad, se instala en Madrid y por completa casualidad encuentra a su antigua asistenta que, como es normal, no le reconoce aunque desde el principio le trata con simpatía.

Y ahora, como hombre, siente aún más la atracción que Isabelita le provocaba y, al mismo tiempo, nota que a ella, que tampoco ha tenido ningún interés por los hombres, le resulta muy agradable su compañía.
Este nuevo encuentro determinará definitivamente sus vidas.

Imágenes

(click para descargar)

Diseño gráfico: David Sueiro  |  Desarrollo: Axel Kacelnik